Spanish English French German

mujeres-elalto

80 Mujeres de El Alto, entre las edades de 18 a 61 años, están adquiriendo nuevos conocimientos y reforzando sus habilidades técnicas en corte y confección, joyería y bisutería, gastronomía y tejido a máquina, en talleres que promueven el emprendimiento productivo y que fueron implementados por la Fundación Machaqa Amawta, con el apoyo de la Cooperación Extremeña y Solidaridad Don Bosco de España.

Ante una realidad con escasa oferta de fuentes de empleo formales para toda la población en edad económicamente activa, es difícil acceder a un trabajo permanente con todos los beneficios sociales. La situación de la mujer para el acceso a espacios laborales dignos es aún más precaria, por la discriminación de género, la maternidad y su bajo nivel de formación por falta de recursos económicos. Pese a estas condiciones, muchas de ellas son el único sustento económico de sus familias.

En tal sentido, el Programa Mujeres Emprendedoras de la Fundación Machaqa Amawta brinda oportunidades de capacitación para reforzar las iniciativas productivas que coadyuven al sustento familiar de las mujeres alteñas, así como la reflexión sobre su realidad para transformarla.

El Centro Mujeres Emprendedoras se encuentra en el Distrito 4 de la ciudad de El Alto, zona Río Seco, Barrio Brasil, Nº 400. Las mujeres que se capacitan en los talleres de gastronomía, corte y confección, joyería y bisutería y tejido a máquina provienen de las zonas de Senkata, Villa Dolores, San Roque, Villa Ingenio, 16 de Febrero, Franz Tamayo Señor de la Lagunas, 16 de Julio, Villa Tunari, Lotes y Servicios, Tiahuanaco, Argentina, San José de Yunguyo, Puerto de Mejillones, Villa Juliana, Tejada Rectangular, General Pando, San Felipe de Seque, Oriental, 25 de Julio, El Carmen, Estrellas de Belén, Villa Adela, Villa Cooperativa, Urbanización Copacabana, Bautista Saavedra, Agua de la Vida, Mariscal Sucre, 23 de Marzo, Brasil y 21 de septiembre.

Los cuatro talleres tienen como facilitadoras y facilitadores a profesionales especialistas e involucrados con experiencias productivas y emprendedoras. Es así que, además de reforzar las habilidades técnicas de las participantes, las guían en el desarrollo de sus planes de negocios y emprendimientos individuales, familiares y/o grupales.

La mayoría de las mujeres realizan un gran esfuerzo para capacitarse, ya que son madres con hijas e hijos pequeños y asisten a los talleres con ellas y ellos; asimismo, las diversas tareas domésticas y la falta de apoyo concreto de sus parejas condicionan su asistencia. Sin embargo, todas participan con bastante entusiasmo en el taller que eligieron, cumpliendo con las actividades programadas con las facilitadoras y facilitadores guías.

Testimonio de Justa P. M., participante del taller de corte y confección:

“Yo tengo 37 años y soy de Pelechuco. He ido a la escuela hasta tercero de primaria. Tengo un hijo de 17 años, una hija de 14 años y un bebé de 2 años y medio, vivo con mis hijos en la Zona Brasil, mi esposo vive en Pelechuco porque está mal de la columna y tiene presión alta.

Un sábado que regresaba de mi iglesia he visto en la entrada de la plaza Brasil un aviso para poder inscribirse. Le he preguntado a mi hijo donde era esa calle que estaba en el afiche, yo no conozco bien las calles porque recién hace tres años que vivo aquí. Él me ha dicho que era cerca de la casa y he venido a inscribirme. Estaba feliz porque yo quería aprender a coser. Para mí ha sido una suerte encontrar este curso, he venido bien ilusionada para aprender, en mi casa tengo una máquina y no sabía ni coser ni ensartar, a veces en la casa, decía yo puedo arreglar las ropas de mis hijos, pero no sabía.

Mi idea es poder hacer poleras para vender o ropas para niños, algo. Quiero ganar para poder darles a mis hijos, deseo eso, y veo que el profesor con la paciencia que tiene para todas vamos a aprender.

Mi esposo me dice que vengo a perder mi tiempo, ‘no vas a aprender nada’, ¡cuando vas a hacer algo!, ‘más bien deberías trabajar’ me dice, pero por no discutir me callo y me siento humillada, como dicen que el hombre siempre tiene la razón y que debemos hacer lo que él dice, si yo ganara dinero ya no tendría que estar soportando sus humillaciones, no puedo ir a trabajar porque no tengo con quien dejar a mi hijito que es pequeño aún, no hay caso.

Mi hijo mayor me apoya, me dice ‘mami tienes que ir, yo me voy a quedar con la wawa’, los primeros días llegaba con los moldes que hacíamos, con mis papelográfos de patronaje y le decía ‘esto hemos hecho’, entonces él me dice ‘yo te voy a ayudar’, siento más apoyo de ellos que de mi esposo.”

 

 

ALIANZAS

REDES Y PLATAFORMAS

© 2014 Fundación Machaqa Amawta
Av. Arce N 2433, Plaza Isabel La Católica
Edif. Torre de Las Américas, Bloque B, 2do. Mezanine Of. 21
La Paz - Bolivia

.

.


Teléfonos: (591-2) 2141235
y 2442787
Fax: (591-2) 2440789
Casilla Postal: 4406
E-mail: amawta@fmachaqa.org